Notas de Prensa

El presidente de Popular plantea a los accionistas la necesidad de reforzar el capital

Lunes 10 de Abril de 2017

Durante la Junta General de Accionistas celebrada hoy en Madrid, el presidente de Popular, Emilio Saracho, ha descrito la situación actual del banco, así como los retos a los que se enfrenta. Saracho, que ha subrayado su compromiso con la transparencia y el rigor en la gestión, se ha referido a la presión a la que está sometido el banco, debido fundamentalmente a las exigencias de capital.

En este sentido, el presidente de Popular se ha referido a que “se da la paradoja de que nos encontramos en este momento casi con el capital más alto de nuestra historia pero, no obstante, las cada vez más elevadas exigencias regulatorias hacen que resulte suficiente pero ajustado”. Saracho ha sintetizado la trayectoria del banco desde 2007: “Popular ha aguantado la crisis, casi una década, sin ayuda externa alguna, ha absorbido fuertes provisiones, vendido negocios y acudido a sus accionistas en tres ocasiones, ha contribuido a la consolidación del sector, adquiriendo Banco Pastor y Citibank España,  ha hecho frente a sus responsabilidades sociales y es rentable en su negocio principal”.

Debido a las actuales circunstancias “el banco ha puesto ya el foco en su principal punto débil: nuestra unidad de Negocio Inmobiliario y Transformación de Activos, en funcionamiento desde hace pocos meses, es un decidido paso en esta dirección. Después de un buen arranque a finales de 2016, en este primer trimestre esperamos ver ya resultados tangibles en este campo. E intensificaremos las medidas para fomentar las ventas, desde fortalecer las capacidades, hasta explorar mecanismos alternativos de venta.

Por otra parte, ha señalado que “podemos decir sin complejos que contamos con un negocio principal con una operativa bancaria a pleno rendimiento, en un entorno de bajos tipos de interés, reducción de la demanda de crédito, y elevada competencia. Nuestro negocio tradicional es rentable, con una generación de margen de explotación antes de provisiones superior a 1.200 millones de euros en 2016. Este negocio, a pesar de la crisis,  ha mantenido sus fortalezas”.

Ante este escenario, Emilio Saracho ha recalcado que “contamos con la opción de seguir una estrategia clara: la de concentrar todos nuestros esfuerzos en las fortalezas esenciales de nuestra marca, en el único mercado en el que tenemos masa crítica y relevancia, y aprovechar la ventaja competitiva que nos proporciona nuestro posicionamiento en Pymes y Banca Personal. Esto implica desinvertir de aquellos negocios en los que no contamos con las suficientes capacidades o recursos para competir tanto geográfica como verticalmente.  Lo haremos de forma clara sin dilación, creando cohesión, foco y primando la simplificación”.

Para todo ello, el presidente de Popular ha apuntado que “necesitaré tiempo, pero no mucho. Popular es un banco con una franquicia valiosa, cercana y accesible y con unas capacidades para extender servicios financieros de calidad probada y reconocida a individuos y empresas, basada en  un modelo de negocio eficiente y rentable durante muchos años. En ningún caso puedo imaginar la desaparición de Banco Popular”.

En definitiva, “hemos de equilibrar los rendimientos del negocio tradicional con el riesgo inherente a la desinversión de activos dudosos e inmobiliarios. En el caso de Popular, una mayor flexibilidad en la interpretación de las exigencias regulatorias nos otorgaría el margen necesario para poner en marcha toda una batería de medidas adicionales que, estoy convencido, mejorarían sustancialmente nuestra situación. En cualquier caso no fiamos nuestro futuro a ello”.

Sin esa flexibilidad, ha continuado Saracho, “parece que el diagnóstico general es unánime: estamos abocados a aumentar capital para continuar hacia adelante. Sin embargo, mi preferencia es que si acudimos al mercado sea no sólo para cumplir con los niveles requeridos de capital, sino para alcanzar un volumen de fondos propios que permita garantizar al Banco la ejecución de su estrategia y competir en el mercado en igualdad de condiciones. Una nueva ampliación de capital sólo puede realizarse sobre un sustrato de alta confianza. Debemos construirlo a través de la transparencia y de la consistencia en la gestión y en la información. Cada trimestre pondremos especial énfasis en mejorar en esto”.

Emilio Saracho también ha afirmado que “nuestro objetivo tiene que ser poner en valor el negocio y velar por tener en todo momento la necesaria disponibilidad de recursos tanto para el negocio bancario principal como para la desinversión de activos inmobiliarios y dudosos.  En vista de ello decidiremos la magnitud y el momento de nuestras eventuales actuaciones”.

El presidente también hizo referencia a la posibilidad de una operación corporativa, de la que comentó que “a lo largo de las diferentes rondas de consolidación de la industria hemos permanecido independientes y en mi opinión esto es parte de nuestro valor diferencial. Pero eso no significa que piense que una operación de este tipo en la que se reconozca el valor intrínseco de la franquicia de Popular no sea una opción. Valoraremos en su momento todas las alternativas creíbles que se nos planteen y tomaremos la decisión que más valor genere para el banco, sus clientes, sus accionistas y sus empleados. Pero les puedo asegurar que no gestionaremos con el fin exclusivo de materializar una operación corporativa. Esa es solamente una posibilidad más, tan posible como otras, pero nuestro plan tiene que estar en nuestras manos y no depender de terceros”.

Saracho ha terminado afirmando ante los accionistas que “soy consciente de dos cosas: de la responsabilidad que he asumido ante todos ustedes y también que este banco merece mi esfuerzo, el de todos los que forman su plantilla y el de ustedes que si han llegado hasta aquí, es porque creen, como yo, que aunque no será un camino fácil, Popular merece la pena”.

Contacto:
Relaciones con Medios de Comunicación
Teléfonos: 91 520 76 27 | 91 657 66 60
prensabancopopular@bancopopular.es